De la pionera, a la más joven en inaugurar un prestigioso festival: ellas también hacen la arquitectura

La mexicana Frida Escobedo será la encargada de diseñar el Serpentine Pavilion de este 2018.

El próximo 15 de junio, y por decimoctavo año consecutivo, los Jardines de Kensington darán la bienvenida al esperado Serpentine Pavilion, situado justo al lado de la Serprentine Gallery, en el Hyde Park de Londres. Y la arquitecta mexicana Frida Escobedo será la primera mujer en exponer su obra después de que lo hiciera Zaha Hadid en 2000, en la primera edición. Durante ediciones anteriores, el parque ha contado con diseños de los arquitectos de la talla de Sou Fujimoto (Japón), Bjarke Ingles (Dinamarca), Diébédo Francis Kéré (Alemania-Burkina Faso) o SelgasCano (España) quienes han tenido el privilegio de ser parte del evento cultural por excelencia en el Reino Unido.

Las mujeres han participado en la arquitectura de una manera muy activa durante muchos siglos. Y antes de detenerno en Escobedo, aquí queremos citar a algunas de ellas. Curiosamente, en esta entrevista con Mercedes Benz, la misma Escobedo explica que en la historia de esta disciplina en Latinoamérica no se conocen muchas creadoras, más allá de Lina Bo Bardi (1914-1992), una de las más importantes y expresivas de la arquitectura brasileña del siglo XX.

Bo Bardi fue una brillante italo-brasileña, que después de graduarse en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Roma, se mudó a Milán donde trabajó como editora de la Rivista Quiderni di Domus, después de trabajar para el conocido Gio Ponti. Su trabajo, principalmente en Brasil, se consolidó mostrando su comprensión de la cultura brasileña desde una perspectiva antropológica, mezclando la vanguardia estética y la tradición. Pero no solo Lina Bo Bardi es reconocida e influyente, sino que, a su lado también destacan otras como la francesa Katherine Briçonnet (1494-1526) y la inglesa Lady Elizabeth Wilbraham (1632-1705), de quien se estima el diseño de más de 400 edificios –injustamente atribuidos a su discípulo Sir Christopher Wren y otros de sus colaboradores.

Signe Hornborg (1862-1916) fue una arquitecta finlandesa graduada en el Helsinki Polytechnic Institute, donde se graduó en el año 1890 por permiso especial (con una formación tecnológica no ligada a un título universitario como tal). Finlandia fue el primer país que permitió que las mujeres pudiesen realizar los estudios de arquitectura, y Signe Hornborg aparece como el registro más antiguo.

Pero oficialmente, la primera mujer titulada en arquitectura del mundo fue la americana Julia Morgan (1872-1957), admitida en dicha carrera en la Escuela de Bellas Artes de París.

Destacan también otras brillantes figuras como la italiana Gae Aulenti (1927-2012), Charlotte Perriand (1903-1999), la cual trabajó con el suizo Le Corbusier como responsable de mobiliario e interiores, así como otras profesionales posteriores como Zaha Hadid, Anna Heringer, Kazuyo Sejima, etc.

Bienvenida londinense a Frida

Así, después de dieciocho años, el Hyde Park dará la bienvenida a la arquitecta mexicana Frida Escobedo, nacida en Ciudad de México, que vivió en la colonia Chimalistac, situada en el sur de la Ciudad de México, rodeada de construcciones realizadas con piedra volcánica, calles empedradas y naturaleza. La arquitecta afirma que Alexander von Humboldt, el naturalista alemán que entre 1799 y 1804 visitó el continente americano, es su gran referente.

Su idea de la arquitectura queda reflejada en el dibujo que el explorador Alexander hizo de las islas Canarias, donde quiso mostrar su vegetación, pero casi ni se aprecia ya que solo se observan las piedras desnudas del Teide. Y es aquí donde nace precisamente su idea de la arquitectura: en los cimientos, en los orígenes.

Ella ha sido la arquitecta más joven en aceptar la comisión anual del Serpentine Pavilion y, aunque se sabe poco del diseño del pabellón, se espera que la autora juegue con la experiencia de quien lo habita, siempre buscando el diseño elegante, silencioso y cuidadoso. La construcción será realizada con materiales autóctonos (en este caso, los británicos) y tendrá un estilo muy pulcro y claro en cuanto a su propuesta y función, combinando tradición y modernidad de una manera muy orgánica, queriendo dibujar historia en el presente y redefinir el significado del espacio público.

La idea de Escobedo es representar el interior de un patio mexicano, con cerramientos oscuros; se espera encontrar un entramado de celosías, elementos reflectantes y distintas tejas de cemento que serán los encargados de crear la interacción con el visitante.

Habrá que esperar hasta el 15 de junio para conocer el resultado final del pabellón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *