Docente de Campus Creativo expuso obra en galería NAC

Natalia Urnía, docente y coordinadora de la carrera Diseño de Vestuario y Textil expuso su trabajo Tramas de Territorio, el cual consiste en una investigación material que establece una relación reflexiva entre los objetos textiles cotidianos, el tiempo y el espacio.

La obra de Urnia consiste en una investigación material, un encuentro con el textil, cualquiera él sea, que le permite manipularlo a disposición de sus reflexiones, así la transformación de la materia se vuelve el hilo conductor de su propuesta, que por medio de una técnica muy trabajada y variada logra darle a objetos típicos del retail una vuelta pausada,  pensada, en una suerte de retorno a los oficios de antaño.

Tramas de territorio nace de la residencia GlogauAIR, Alemania. Ahí Natalia estuvo trabajando durante siete meses en la elaboración de ésta exposición que consiste en dos instalaciones textiles que tienen como objetivo un desplazamiento representacional, donde un pedazo de Chile fue movido a Alemania y viceversa, de ésta manera se establece una relación arquitectónica y espacial entre el textil, el territorio y la obra.

La primera etapa del proyecto consistió en una instalación textil que se erigió a partir de los muros de su primera habitación en Santiago y que luego fue puesta dentro del taller de GlogauAIR en Berlín. La segunda etapa, que forma parte de ésta exposición, consiste en una instalación textil que se construye como modelo/representación de los muros del taller de la residencia. Por tanto el ejercicio consiste en la importación de un muro, una arquitectura, una experiencia, un espacio finalmente, desde un lugar a otro, un movimiento que sólo se vuelve posible por medio del textil.

El cuerpo es el territorio, pero ¿cómo se tejen los órganos con los paisajes?; ¿Qué materialidad comparten? Las prácticas artísticas contemporáneas centran -cada vez más- su trabajo en las relaciones entre objetos, espacios y conceptos. Es una forma de construir redes y, a veces, mapas simbólicos que puedan señalar zonas donde se juntan las biografías múltiples de artistas y espectadores.

Los modos como los tejidos conforman y se apropian de los gestos corporales, estampan memorias de músculos, flexiones de miembros, crean un lenguaje que puede ser considerado también un mapa que nos dice de la conexión fuerte y grave entre la urdimbre de las telas y las mallas de los significados. En ese sentido, el trabajo de unir, prensar, coser y deshilvanar tiene un sentido pictórico. Cada hilo imita la línea del dibujo dando pliegue a un cuerpo que circula y se detiene. Abriendo las telas y los tiempos, la acción artística, hace visible el testimonio del artista que necesita narrar su viaje, hablar de dos ciudades y pensar que lleva a una la curiosidad y a la otra una pregunta.

El cuerpo es el territorio ¿Cuánto demoramos ir y venir?