ORGULLO UNAB | Valentina Vargas presentará sus obras en el MAC de Quinta Normal

Gracias a que fue reconocida con el premio Arte Joven, la egresada de Artes Visuales del Campus Creativo UNAB exhibirá su trabajo en una exposición que será inaugurada el 19 de julio.

Una gran noticia fue la que recibió Valentina Vargas, egresada de la carrera de Artes Visuales del Campus Creativo de la Universidad Andrés Bello. Su proyecto de título “Sedimentos” había resultado ganador en el Concurso Universitario Arte Joven, reconocimiento que le permitirá realizar una exposición en el Museo de Arte Contemporáneo (MAC) de Quinta Normal, que se inaugurará el 19 de julio.

“Fue una sorpresa, ¡quedé en shock!”, exclama. Al principio, confiesa, no se lo contó a nadie, pero estaba muy contenta. “El MAC es un lugar precioso, con una arquitectura monumental, siempre quise exponer allí y no pensé que sería tan pronto. Me siento muy feliz por esta oportunidad”, añade.

“Sedimentos” está compuesta por tres obras. La primera de ellas es “Placas”, una instalación de siete placas de cemento y fragüe, al estar agrietadas presentan una línea que guarda relación visual con las otras obras y, a su vez, son una representación de lo que queda después de un temblor en la corteza terrestre.

Sobre este trabajo, Valentina explica que “las placas de cemento son una representación de la función tectónica, de mi rigidez y frialdad ante las cosas. Surgen con el afán de representar asuntos autobiográficos, mis heridas y mi fuerza. Las placas de la tierra evolucionan, cambian y se transforman al igual que los cuerpos”.

La otra obra es “Sismógrafo”, el cual es un objeto que Valentina desarrolló para registrar el temblor producido por su pulso cuando está nerviosa, usando unidades de medida emocionales. “Para poder graficar ese temblor me ayudé de dos dispositivos que ubico en mis manos, a través de los cuales las ondas de mi pulso viajan para marcarse en el papel que está ubicado en el sismógrafo y que gira constantemente gracias a un motor. Busco hacer una lectura de mi pulso para encontrar su parecido a las grietas con las que trabajo”, cuenta.

La joven artista expresa que “al ser una búsqueda tan personal, la inspiración surge de mis experiencias emocionales y afectivas tanto con los movimientos de tectónicos como con los temblores de mi cuerpo. No me interesa hacer una lectura negativa de ellos sino analítica, como objetos de estudio”. De este trabajo se desprende la tercera obra que son los dibujos de estas “fallas” plasmadas en papel.

PROYECTO PARA UNA RESIDENCIA ARTÍSTICA

Otro de los desafíos en los que está enfocada Valentina es su postulación a la residencia artística en la Comarca de Contuy (Queilén, Chiloé). Sobre esto, señala que “me gustaría tener esta oportunidad para poder conocer a otros artistas, conocer Chiloé y la localidad de Queilén, saber cómo se vive el arte en ese lugar y así ganar experiencia”.

Para este proyecto de residencia, la egresada UNAB investigó un terremoto ocurrido en la comuna de Quellón en el 2016 y propuso realizar una recopilación de fotos del lugar y relatos de personas que vivieron este fenómeno sísmico.

“De este modo, recuperaría la vibración con la ayuda del sismógrafo creado por mí. Esta máquina me ayudará a captar y reconocer mi sensibilidad corporal, plasmando aquello que siento en el momento en que me enfrento a la memoria ajena del sismo. Esto con la intención de reflexionar y analizar estos registros desde el lugar de la marca personal y la paradoja que implica la comunicación de dos o más memorias o vibraciones”, explica.

Para concluir, Valentina manifiesta que “como artista, esta residencia sería una posibilidad de ganar experiencia y conocimiento visual. Además, sería muy beneficioso para tener la oportunidad de seguir experimentando y desarrollando mi investigación artística. Me gustaría generar un aporte para la comunidad, aprender de ellos y poder llevar algo de lo que hago a la isla”.