Profesores de Campus Creativo se lucen con exitosas creaciones

Constanza Moreno, Cristián Domínguez y Javiera Gutiérrez, profesores de las carreras de Diseño, nos hablaron de sus negocios ligados al mundo del calzado, de la arquitectura y el diseño, y la alimentación.

El Campus Creativo de la Universidad Andrés Bello, tal como lo dice su nombre, tiene su foco en la creatividad, la originalidad y la innovación. De ahí que se impulse constantemente a que sus estudiantes no sólo se desenvuelvan profesionalmente en su campo de estudio, sino que además desarrollen sus propios emprendimientos.

Para ello es que cuentan con académicos de amplia experiencia en sus campos, que además han creado sus propias y exitosas marcas. Por ello, hoy destacamos a tres profesores del Núcleo de Diseño que son un verdadero ejemplo para sus alumnos y alumnas: Constanza Moreno, Cristián Domínguez y Javiera Gutiérrez.

CONSTANZA MORENO: MANOS A LA OBRA

Constanza Moreno es diseñadora de vestuario y hoy, a sus 30 años, es la dueña de su propia marca de zapatos llamada Obra. Su amor por el calzado no sólo lo vive en el día a día con su negocio, sino que también lo expresa a sus estudiantes de las carreras de Diseño Gráfico, de Vestuario y de Textil, y de Productos en el Campus Creativo UNAB.

“En general, a los alumnos de Diseño de Vestuario les hace mucha falta aprender sobre la valorización de la indumentaria, conocer de carteras, de sombreros, de zapatos, y que no se encierren tanto en la ropa porque hay muchas aristas que uno puede desarrollar. Por ejemplo, el zapato hace la tenida”, dice la profesora del Bloque de Conocimiento Diseño de Calzado.

Así, asegura que, en el fondo, lo que ella hace es un ramo muy de emprendimiento. “Les digo las cosas como son acá en Chile y ellos se sienten muy agradecidos porque están con docentes activos dentro de la industria. La teoría es importante, pero también que se acerquen a la realidad”, señala Constanza. 

 

Respecto a Obra, marca que ya tiene dos años, cuenta que la creó para independizarse profesionalmente. “Para mí, la elegancia es fundamental ante todo, entonces empecé a sacar conceptos súper clásicos de la estructura del diseño, pero también había que hacer algo con el color. Así que me puse a hacer zapatos celestes, amarillos, verdes, rojos con rosado y altiro destaqué por hacer algo distinto”, expresa.

Constanza destaca que su principio para Obra es innovar, atreverse y entregar una experiencia a los clientes. Gracias a esto, la diseñadora ha alcanzado un gran éxito, participando, por ejemplo, en el último desfile de Mercedes-Benz Fashion Week, de mano de la marca argentina de ropa Chain. Además, hoy se encuentra preparando el lanzamiento del lookbook de su nueva colección Sororas 2019 y su participación en una feria a realizarse en noviembre en el Instituto Cultural de Providencia.

CRISTIÁN DOMÍNGUEZ: CREANDO ATMÓSFERAS

 

 

Son ocho años ya los que cumple The Andes House, oficina de diseño y arquitectura encabezada por Cristián Domínguez, profesor de Taller y guía de proyectos de título de la carrera de Diseño de Productos en Campus Creativo UNAB.

Todo partió con la creación de la marca de productos de iluminación Made in Mimbre, pero luego se dio cuenta que también necesitaba una oficina de diseño para trabajar con otros materiales y a otra escala. “En esa línea, lo que hemos ido desarrollando en The Andes House son proyectos de interiorismo que, por materialidad y espacialidad, generaran cierta atmósfera en los espacios, y en diseño de productos que hemos hecho para algunas marcas”, cuenta Cristián.

Así, el camino para sus proyectos se ha ido expandiendo y hoy celebra que sus productos lleguen incluso a otro país. Esto porque desde septiembre, la empresa argentina La Feliz comercializa su línea de mobiliario exterior llamada Plaza.

 

“Hemos estado bien relacionados con el medio, hace algún tiempo nos tocó viajar y exhibimos nuestros diseños y productos en Londres, Milán, Estocolmo. En esos circuitos hemos ido conociendo a distintos diseñadores del mundo y así llegamos a Celeste (Bernardini) y Patricio (Lix Klett), dueños de La Feliz en Argentina”, relata el arquitecto, quien adelanta que la colección La Plaza tendrá también su lanzamiento en Santiago a fin de mes.

Respecto a su rol en la docencia en Campus Creativo, Cristián asegura que “es un tremendo desafío ir desarrollando y perfilando el rol del diseño de productos, es algo difícil y al mismo tiempo atractivo. Creo que siempre hay un buen espíritu como Escuela en relación con lo nuevo y a contar con profesores que estén activos y desarrollando cosas”.

JAVIERA GUTIÉRREZ: COMAMOS ALGAS

 

La profesora del Bloque de Conocimiento de Emprendimiento de Campus Creativo UNAB, Javiera Gutiérrez, creó Munani hace cuatro años, empresa con la que desarrolla productos alimenticios a base de algas marinas que, además, trabaja en alianza de comercio justo y pesca responsable con agrupaciones de algueros y recolectores.

Snacks para grandes y chicos, salsas tipo pebre y algas deshidratadas son algunas de las cosas que se encuentran bajo el sello Munani, que se formó gracias a la conciencia de Javiera de la cantidad de algas endémicas que hay en Chile y su gran valor nutricional: tienen el doble de calcio que la leche, son altas en fibra y bajas en grasa.

“Tenemos más de 6 mil kilómetros de extensión de costa y más de 400 tipos de algas endémicas, de las cuales un tercio son comestibles, y hoy lo que se hace con ellas es principalmente extraerlas y exportarlas sin ningún valor agregado. Entonces, este era un recurso súper subvalorado y que, al mismo, tiempo tiene infinitas propiedades beneficiosas para la salud”, explica la diseñadora industrial.

Pero eso no fue todo, ya que también se interesó en las condiciones en las que trabajaban los recolectores y algueros. “Ahí nace el corazón de Munani, que es poder trabajar en conjunto con ellos, generar una red de alianzas y apoyar a la profesionalización del sector a través de mejores utilidades, ayudarlos a constituirse como empresa, realizar estudios, y postular a fondos para plantas productivas de procesamiento”, dice Javiera.

 

 

Munani significa “quiero” y es básicamente la invitación que tiene su logo: “comamos algas”. De esta forma, Javiera ha logrado conseguir mucha atención con su negocio, por ejemplo, recientemente logró quedar entre los finalistas del fondo Tecla de la Caja de Los Andes.

Por ello, la profesora recomienda a sus estudiantes que quieran emprender que tengan resiliencia. “Cuando tienes un propósito o una pasión mayor, hay un camino más marcado porque no estás trabajando por tener mucha plata, sino por un propósito mayor que te mueve mucho más. Por eso, yo les recomendaría que si quieren emprender lo hagan con algo en lo que crean y les apasione”, concluye.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.