Segunda versión del Conservatorio Arquitectura y Diseño Gráfico Viña del Mar

La actividad estuvo dirigida especialmente a alumnos de cuarto medio, quienes tuvieron la oportunidad de conocer en mayor profundidad sus carreras de interés.

Vivir una experiencia universitaria fue una de las oportunidades que ofreció la segunda versión del Conservatorio de Arquitectura y Diseño Gráfico Viña del Mar, que mediante el trabajo práctico con diversos materiales y dinámicas buscó acercar a los estudiantes al quehacer de ambas carreras.

La actividad, organizada por Campus Creativo y la Dirección de Vinculación Escolar de la Universidad Andrés Bello (UNAB) Sede Viña del Mar, estuvo dirigida especialmente a alumnos de cuarto medio y contó con la participación de 23 jóvenes, provenientes de diversos establecimientos de la Región de Valparaíso.

“El conservatorio tiene como objetivo entregar a los estudiantes una oportunidad para conocer en mayor profundidad sus carreras de interés y vivir una experiencia de nivel universitaria”, dice Carolina Blanch, coordinadora de la Dirección de Vinculación Escolar.

“Se les entregan conocimientos y herramientas que los ayudarán a enfrentar de mejor manera su primer año de universidad, en la medida que los temas abordados en las clases corresponden a contenido de primer año”, agrega.

Las actividades

El conservatorio se dividió en cinco etapas, que se realizaron durante los miércoles de mayo, y donde los alumnos comprendieron qué es un campo de abstracción. Las actividades estuvieron a cargo de los académicos Alan Fox, Karla Silva, Miguel Eyquem y Bárbara Badilla.

“En este curso los alumnos tuvieron la experiencia de analizar a través del registro de croquis. Observaron el campo abstracto del paisaje y develaron las cualidades de éste”, cuenta Karla Silva, secretaria académica de la carrera de Diseño Gráfico UNAB Viña del Mar.

Los estudiantes recorrieron el entorno de la plaza O’Higgins para capturar el paisaje, tras lo cual desarrollaron matrices con fragmentos de sus dibujos y elaboraron patrones, para finalmente construir una caja de luz a través del uso de diferentes papeles y cartones. “Los materiales son el lenguaje para comunicar lo observado a través de una caja de luz diseñada por ellos”, explica la docente.

Además, en la ocasión, los jóvenes se reunieron con alumnos de segundo año de Campus Creativo Viña del Mar, quienes les contaron sobre su experiencia personal de estudiar en la escuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.