SIMPLE, CONSCIENTE Y NATURAL ¡ALLÁ VAMOS!

Revista MásDeco en su edición del pasado 27 de julio, destaca a nuestro profesor de Modelado y Materiales en Arquitectura Viña, Carlos Castro y su trabajo con Tetralux Arquitectos mediante la construcción modular, reutilización de desechos y prefabricación de componentes.

La arquitectura modular es un método que se ha incubado hace ya bastante tiempo y permite plantear una arquitectura orgánica, abierta y flexible. “Si bien la arquitectura es un artificio, esta puede ser abordada desde una perspectiva más orgánica y responsable con nuestro entorno”, así lo define Carlos Castro, de Tetralux, quien subraya que dada la alta innovación tecnológica se hace relevante que cada disciplina tome ventaja sobre las herramientas disponibles y los nuevos paradigmas, “con el objetivo de migrar hacia una era de mayor conciencia, que contribuya a revertir el desequilibrio social medioambiental que enfrentamos. Este componente me parece clave y fundamental para todos quienes estamos ligados e interesados en las disciplinas creativas”, cuenta.

Con esta mentalidad, Tetralux ha comenzado a integrar un elemento clave y consistente que tiene que ver con la reutilización de desechos domiciliarios, como una propuesta crítica al estado del arte de la arquitectura y el medioambiente. “En proyectos tales como refugios de sombras urbanos y árboles de navidad corporativos de gran tamaño investigamos cómo dar valor a aquello que ya lo había perdido (basura) a través de artefactos modulares que reutilizaron como materias primas cajas de leche, pendones publicitarios de PVC, botellas plásticas y bolsas de basura”, explica Carlos, quien asegura que han llegado a utilizar contenedores marítimos como estructuras de soporte y sistemas de paneles prefabricados que cuentan con un alto desempeño térmico-sísmico. Donde el aporte principal radica en “desarrollar sistemas constructivos propios para cada proyecto, con una amplia versatilidad de diseño espacial, reducir los costos en el proceso de construcción, debido a que gran parte de sus componentes son prefabricados y pensados con una inteligencia de ensamble que optimiza y reduce el proceso de montaje durante la obra, e integra estrategias de diseño pasivo con sistemas materiales de buen desempeño térmico-sísmico. Se logran edificios de larga duración y de bajo costo energético, que además pueden ser actualizados durante su vida útil mediante operaciones de crecimiento, reducción o transformación”, explica.