Alumno de Arquitectura obtiene importante premio otorgado por la Dirección de Asuntos Estudiantiles UNAB

En la ceremonia se distinguió a los estudiantes más destacados en las áreas del deporte, cultura y responsabilidad social universitaria. En esta última categoría, Sergio Figueroa Vitta fue galardonado por su aporte en la reconstrucción de viviendas luego del incendio que afectó a Valparaíso en abril de 2014.

“Ha sido un largo camino, lleno de idas y venidas con historias muy lindas y otras no tanto, que lo primordial es que siempre ha servido para aprender y ayudar a los demás”.

Así define su experiencia Sergio Figueroa Vitta, estudiante de quinto año de Arquitectura del Campus Creativo de la U. Andrés Bello Viña del Mar que fue reconocido por la Dirección de Asuntos Estudiantiles (DAE) en el ámbito de la Responsabilidad Social en entrega anual de premios a los Alumnos Destacados.

Reconocido por su incansable entusiasmo a la hora de colaborar en todo lo que signifique ayudar al prójimo, aportando con su conocimiento y ganas, Sergio fue clave en la organización que brindó la escuela de Arquitectura UNAB en la reconstrucción de una de las casas que fue consumida por el incendio en el Cerro La Cruz, hecho que lamentablemente afectó a la secretaria de la escuela de Arquitectura, Blanca Perez, quien perdió a sus padres en esa fatídica jornada, hecho que lo impulsó a concretar la ayuda y que lo hizo merecedor de este reconocimiento junto a su equipo.

“Con el transcurso de las horas fuimos contactando a los compañeros para consultarles en qué estado se encontraban ellos y sus familias, realizamos una nómina con dichos alumnos y establecimos las tareas a realizar para el día siguiente a primera hora reunirnos y encomendar las tareas de ayuda. Fue así como nos reunimos profesores, alumnos, directivos y coordinamos diversas tareas, tales como limpieza de escombros, centro de acopio de alimentos, ropa, útiles de aseo y materiales de construcción. Es en ese momento donde tomamos la decisión de comprometernos con el desafío de reconstruir la casa a nuestra secretaria y asumir todas las implicaciones que esto conlleva”, explicó el también presidente del CAA Arquitectura UNAB Viña del Mar.

Con ánimo incansable, compañeros, académicos, ex alumnos cooperaron retirando escombros, otros prestando sus vehículos para movilizar los materiales. Importante fue el apoyo de José Llano, Secretario Académico, quien fue el encargado de las gestiones para llevar a cabo las tareas. También reconoce el trabajo realizado por el también estudiante y compañero de generación, Ángel Ruiz, quien aporto con su conocimiento avanzado en construcción, así como también los profesores Juan Mastrantonio, Director de la Escuela de Arquitectura y Miguel Eyquem, quienes guiaron por el buen camino y desarrollo la obra que estábamos realizando con su tiempo, talento, fuerza y ganas para que pudiésemos devolver el hogar a nuestra integrante, integrante de la familia de arquitectura.

Más allá del premio en sí, para Sergio el gran valor de este galardón que entrega la DAE es el reconocimiento de sus pares. “Uno de los problemas que tiene nuestra sociedad es que no valoramos el trabajo ni los talentos que tiene el otro, no tenemos referentes ni figuras de quienes retroalimentar nuestro actuar, y es por la sencilla razón de que no se producen procesos de reflexión en los cuales se pueda dar a conocer el trabajo desinteresado del otro, que va en directo beneficio del común e impulsa el carro hacia adelante”, afirmó.

Mirando al futuro, Sergio, a quien le resta sólo un semestre, se siente tranquilo. “Considero que el tiempo de paso en la escuela ha sido muy valioso no sólo en lo académico. Si bien es cierto dentro de mis cursos me adentré aún más y conocí muchas personas que me invitaron a trabajar y a ver cómo era la otra vereda, por todo esto es que no me siento inexperto, al contrario creo que puedo aportar muchas cosas y desenvolverme muy cómodamente en el ambiente laboral, tengo un respaldo académico grande, bases teóricas firmes y un amplio conocimiento desarrollado, todo esto sumado lo antes mencionado, son cinco años de trabajo y experiencias que me dan un piso firme para poder afrontar cualquier desafío”, finalizó el flamante ganador.

Por Maximiliano Olavarría
Fotografías gentileza de Sergio Figueroa V

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *