Tesis doctoral de Ricardo Greene logró mejoras para barrio argentino Nordelta

El investigador y docente de Campus Creativo UNAB se dedicó a estudiar los mecanismos de los barrios cerrados y cómo éstos influían en los miles de trabajadores que diariamente ingresan a ellos a trabajar, especialmente las empleadas domésticas.

Ricardo Greene, investigador y docente de Campus Creativo de la Universidad Andrés Bello, llegó a Goldsmiths de la Universidad de Londres para cursar un doctorado en Antropología Visual. Allí comenzó a pensar en el tema que realizaría para su tesis y, debido a que llevaba mucho tiempo investigando sobre el imaginario urbano, decidió enfocarse en otra materia.

Fue así como llegó al empleo doméstico, algo que según cuenta “me atraía muchísimo porque es un fenómeno vital para la cultura latinoamericana – es el empleo que más trabajo le ha dado a las mujeres en la historia del continente – sin embargo, no aparece lo suficiente en los medios, para los políticos no es importante y la academia no lo ha investigado con la fuerza que merece”.

El profesional quiso, además, sumar a su investigación un estudio sobre las élites y hegemonías de poder. Así, luego de pasar casi un año leyendo al respecto, decidió centrarse en el empleo doméstico en los barrios cerrados o countries. “Ellos hacen una privatización del espacio público que invisibiliza aún más el trabajo de las empleadas domésticas, tensionando las relaciones entre lo privado y lo público, la ciudad y lo doméstico”, señala.

De allí surgió la tesis “Urbanizaciones privadas como aparatos de poder: raza y confort en la Argentina contemporánea”, eligiendo específicamente el barrio Nordelta de Buenos Aires. Su investigación, para sorpresa del académico UNAB, causó gran revuelo en el país trasandino, logrando incluso que se realizaran mejoras de acceso para los trabajadores externos al barrio.

¿Por qué elegiste específicamente Nordelta?

Elegí Nordelta porque es uno de los que se piensa como el barrio más cerrado y autárquico de todos, pero a la vez tiene un intercambio muy fluido de personas, de objetos y de información. Es un proyecto que busca la autonomía: tiene cinco escuelas, una universidad, oficinas, centros médicos, un shopping, una laguna, centros deportivos, iglesias, sinagogas, y también una bandera, gentilicios, un relato fundacional propio. Me parecía muy interesante cómo ese lugar que tiene la pretensión de ser tan clausurado y autosuficiente, puede recibir cada día a más de 8.000 trabajadores. Y eso es lo que me interesaba estudiar: el sistema para establecer qué y quiénes entran, y cómo funciona ese ingreso, sobre todo el de las empleadas domésticas.

¿Crees que el fenómeno que observaste puede replicarse a Chile o a algún barrio de Santiago?

Aunque no de la magnitud de Nordelta, en Chile sí hay numerosos barrios cerrados, donde el acceso está controlado y las categorías de ciudadanía son cuestionadas o re-dibujadas. Creo que el caso de Argentina nos plantea muchos desafíos y anticipa posibles problemas porque nuestro sistema legal favorece la propiedad privada o, más aún, la privatización de lo público, y no sería raro que proyectos urbanos de esa envergadura se plantearan y ejecutaran sin mayor resistencia. Es sólo dar uno o dos pasos más allá de lo que se ha hecho, por ejemplo, en Colina o Huechuraba, o en las periferias ricas de casi todas las ciudades del país.

¿Cuáles son tus planes ahora para esta tesis? ¿Podría ser la elaboración de un libro o un documental con el material que lograste reunir?

El año pasado hubo un revuelo muy grande e inesperado con mi tesis en Argentina. Di muchas entrevistas a distintos medios y, junto con otros elementos, contribuyó a algo enorme, que fue la apertura de la vía central de Nordelta, por donde hoy -finalmente- transitan buses públicos. Una locura. Uno escribe e investiga siempre con la esperanza de cambiar y mejorar la realidad, pero eso no ocurre con tanta fuerza ni frecuencia como nos gustaría, y lo que ocurrió fue excepcional. A raíz de eso, cinco editoriales argentinas me ofrecieron publicar el libro, por lo que espero pronto ponerme a traducirlo, ya que la tesis está en inglés. Como mi doctorado fue en Antropología Visual, levanté también mucho material fílmico y mi idea es conseguir recursos para poder montar la película y ojalá también un sitio multimedial interactivo, espero que con un posdoc de CONICYT.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.