Volver a Testimonios Internacionales

Gabriela Müller

Viajar a otros países siempre es enriquecedor. El viaje a Mendoza fue una sorpresa después de ningún tipo de vacaciones en mis dos últimos años de carrera y ese esfuerzo se vio recompensado. Estaba ya en proceso de título, el viaje era justo después de la semana del 18 de septiembre y la semana siguiente era mi evaluación para el pase a título.

Yo sabía que de la carrera de Artes Visuales éramos sólo 2. No conocía a nadie de los otros alumnos que fueron, pero una vez en Mendoza ya empiezan a hacerse buenas migas y al par de días siguientes nos sentíamos como amigos de toda la vida.

En esa semana recorrimos toda la ciudad, absorbimos como esponjas toda la información que nos relataban. Entender que la ciudad había sido fundada dos veces por el terremoto que hubo en 1861 fue clave para que comprendiéramos su arquitectura, su diseño, su forma de pensar. Un oasis en el desierto. Los profesores mendocinos estaban encantados con nuestro grupo, nos acompañaban a todas las visitas, nos mostraron la ciudad parte por parte.

El viaje fue totalmente enriquecedor para quien quiere ir con la disposición de aprender y de conocer. La Universidad nos dio muy buen apoyo y charlas muy útiles sobre arquitectura, diseño y publicidad.

Como alumna de arte aprendí mucho de mis compañeros sobre sus carreras y los que contaban. Lo fundamental es saber que ellos serán los profesionales con los que podrás trabajar y ese viaje hizo que conocernos de forma personal pueda mejorar relaciones laborales futuras que uno nunca sabe.

Testimonio de Gabriela Müller Ramart – Alumni Artes Visuales.

Gabriela Muller, alumna de Artes Visuales, junto a sus compañeros durante el intercambio.